pedacito de isla calcinada

Publicado: agosto 5, 2005 en POESÍA JASS

Años juntando calderos de arena

(en verano le tomaba prestado a mi hijo
su cubo de playa rojo y la pala)

años (y no sólo en vacaciones):
todo el resto del año también
llevaba vasos de agua con sal
a la puerta de tu casa

castillos de arena
vasos de agua
cucharadas de cloruro sódico

años agitando el abanico de mi abuela
pa que le temblaran
las costillas al charquito
y se desplegaran sobre la arena
las mismas lonjitas
misma temblor de caramelo caliente

años pa ponerle
algo parecido
a un felpudo
con letras así
de flor de calabaza
que digan:
“bienvenidos”

lacra de espuma
y copete de nata,
pa cuando entra o sale de casa

años enderezando
el bombillo incandescente,
que sólo quería señalarme los pies,
¡pinche faro desorientado!

un par de meses
para organizar a los corales
los jamelgos de mar
y el sindicato de erizos
que insistía en ser parte del firmamento
(reivindicando su identidad
no querían ser agujeros negros
sólo estrellas y
las estrellas de mar
que desplegaban sus pancartas:
“NO SOMOS LUCECITAS EN EL FONDO
DEL CIELO…”)

-no hay cómo ponerlos de acuerdo-

yo solo quería poner una bahía
de tamaño personal
donde anclar un par de barcas de remos

una taberna con dos mesas
y cuatro sillas
pa los filibusteros desorientados

la casa de reposo
del último ballenero tuerto
una tienda de vísceras
y apéndices de repuesto
laminados de cerezo

un burdel de mentiritas
con putas vírgenes de mentiritas

que huela a ron y rata
que sepa a red.

años pa ponerle su costa brava

y me sale
que no sabe nadar
con su chaleco de calabazas.

comentarios
  1. yo también un día quise
    un lugarcito arenero

    un trozo de isla en tanto basurero

    cada intento de castillo
    era un año que grano a granito
    se me iba entre las manos
    (y aun, te dirá mi espejo)

    bah, afortunadamente
    la sal tiene propiedades
    aglutinantes
    y fui enfrascando los restos
    que se me pegaban a los dedos
    plic plap
    un goteo de arenas huérfanas

    y ahí están
    en mi cuarto junto al baño
    en botellas de cerveza
    las costas que nunca
    un naufrago vio desde lejos y dijo
    salve tierra, estoy salvado!

    en realidad no debería
    hablar en pasado
    todavía quiero ese pedacito
    de isla calcinada
    pero con mar
    incluido

    me he propuesto
    robarle el anzuelo a los marinos
    ir en busca de tierra firme
    bucear si es necesario
    pondré señales de
    cuidado: agua mala a dos años
    que se borren con cada
    tosido de la luna

    el mar tiene tantas montañas como
    todos mis frasquitos (claro,
    éstas me las he inventado)

    mientras tanto
    yo también le pido prestado
    el cubo
    la pala
    y el océano a tuniño

    y las ganas de seguir jugando

  2. Sip. La paz no cae entre arena tamizada. La felicidad no se escurre entre los dedos mientras los granos de sal forman las cúpulas de los castillos. A veces navego hasta el horizonte y el barco se queda estancado, entre el abismo y las aguas. Pero la nostalgia cabalga sobre el viento y pega en cualquier lado, dando chicotazos que no podemos esquivar.

  3. Piel dice:

    Nostalgia, se respira…futuro incierto…

    Mar que a tu playa
    con tu suave arena regresaras…

    Asi sea.

  4. Anonymous dice:

    Sea voz de profeta Ms, Piel…que a su mar en esa playa regrese… amen

  5. Lety dice:

    Un poema que no oculta, regala. Gracias por mostrarme la ternura y el dolor como los siente un hombre. Gracias tambien a Jean Georges por una respuesta en plena sintonía. Abrazos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s