Piedra de sal

Publicado: agosto 28, 2005 en POESÍA JASS

Todo está previsto, las luces, el escenario, la chamarra azul que siempre se inventan los dioses que venden hotdogs en la esquina de mis casa, para dejarte caer una visita sin agendar
(y bailar claqué sobre la mesa de juntas,
sin agendar…
nunca agendan porque piensan que son imprescindibles)).

Tenía dos botellas de vino picado y un frasquito de aceite de romero,
que nunca pensé tener que usar…
esa era mi puerta de salida…

no quiero una salida, no quiero llegar a ningún lado,
hoy no,
bueno, llegar deslizándose a los pies del refrigerador sin mover una puta ceja, estaría de pelos…
abrir la cerveza con un parpadeo, mezclar el vodka con el jugo de naranja sin tener que dar explicaciones a la policía federal de cominos,
y lo peor de todo, mirarle el culo a la mañana siguiente a la misma botella y que nadie se ruborice, porque ruborizarse es de culeros, cobardes y desmemoriados,
tendría que despreciar tu cuerpo desnudo que se me reagrupa entre las rodillas para poder juzgar la injusticia de no recordar su nombre…

soy piedra de sal,
sí, está bien,
ayer miré hacia tras cuando no debería haberlo hecho;
ser estatua de sal tampoco es tan malo:
algunos problemas con las articulaciones cuando llueve, se te caen las cejas de medio lado,
parece que se estuvieran santiguando, las uñas se desligan de la cabecera… pero nada preocupante.

soy piedra de sal, acabo de descubrir cómo me gusta que me laman los caballos después de una buena carrera,
se me pone la piel de gallina, el fémur derecho pide clemencia y se fractura, suena/truena palomitas de maíz cociéndose en el microondas.

jeje, mi casa está hecha de migas, estaba hecha de migas,
un jueves llegaron las hormigas y ahora duermo en la calle.
(por eso puedo presumir de conocer las intenciones de la rata que corre desbocada tratando de morder el dobladillo de mis pantalones)
ya hemos bailado juntas en esa cantina del centro, pagué todos los bailes, y me besó cerca de los labios,
jejeje, salté la patita para que pasará deprisa cuando me guiñó el ojo,.. entendí que iba de regreso a su casa
-parpadeo, parpadeo-
sonrisa cómplice y blabla todos a la misma cama.

la semana rota, no he necesitado una sola gota de vodka para mantener tus ojos acariciando los míos, la mariposa que besa, la polilla tratando de salir, las manos más grandes del mundo, no quiero utilizar esta vez la metáfora, jejeje, acabo de reflexionar sobre la metáfora, y siempre tengo un ser vivo que encaja con alguna parte de miimagendetí, despedir la mismidad y empezar a tomar los ojos de los demás para las lágrimas que se atoran ( las de tabaco y base poligonal, las que acaban todos sus lados en una intersección) jajaja

todo el mundo debería tener un amigo físico,
un amigo millonario
y un amigo sin alma…
lo que te falte de la ecuación,
lo armas con sus recuerdos.

comentarios
  1. yo no tolero la sal, no la soporto. cuando veo sal tengo que desaparecerla -lamerla es mi opción preferida, entre otros métodos de exterminio, i.e. echarle un chorro de caldo, revolverla en un jugo de tomate, apachurarla entre mis dedos hasta volverla polvo, aventarla por detrás del hombro, derramarla sobre una mitad de limón como si se tratase de una babosa condenada a muerte (la sal, por supuesto), y luego chupar los cadaveres transparentes y granulados con la compañía de una cerveza Indio en alguna cantina, etc-. se me está volviendo una costumbre el retirar la sal de una sección de carne oyendo los viejos discos de M.D. Pradera (chale, te imaginas?), en fin, vergonzoso pero cierto. lo malo es que en una de esas llego al hueso.

    también una vez tuve un amigo físico, uno millonario (bueno, uno que tenía la colección más grade de estampas de los thundercats, y en ese entonces -hace 15 años-, definitivamente lo hacía ser el amigo millonario de la banda)…lo que sí es que el amigo sin alma, déjame ver..mmm…no sé, tendrás que preguntárselo a mis amigos…uhmm mejor no…presumo la respuesta…

    por cierto, me recordaste una vez que caminaba por alguna calle aledaña (creo) al zócalo, a las veintitantas de la madrugada, y una rata camicaze buscaba suicidarse contra los zapatos de un transeúnte con destellos de swinguero (bailaba rebien, y con un brinquito -y un gritito- privó a la rata de lograr su cometido). qué cagado, ahora que lo recuerdo, quéeeee cagadooo. jajjajajaj

    en fin, de nuevo a los recuerdos…

  2. the drop dice:

    De quien te enamoraste?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s