La Reina Mora

Publicado: noviembre 3, 2005 en POESÍA JASS

reina mora
tu sexo
en un pañuelo
aceitunas morenas
cosidas a
la almohada
me deja la boca abierta
alboreá
cintura de lana
en tu boca nacen mis hijos
no le temo a nada
el saxofón del diablo
y el niño cojo
la ciudad
dormida
y la botella
de vino
siempre abierta
pasos en la azotea
respirando de milagro
y para verte sonreír
dejar que
el
mundo se derrumbe
como un número
de papel
cebolla
no tengo miedo
los ciervos de las palabras
se estiran
en los bancos
pintados de blanco
del parque
no le tengo miedo
a nada
sonríe la botella
sonríe el cangrejo
la ciudad de agua
los dientes de un
cuerpo
tendido sobre
los surcos
canción de cuna
noche
sacada a golpes
del cajón
de las noches amarillas
alboreá
mi piel en un pañuelo
los hijos
extenderán las redes
paisaje
que luce
y reluce
cerca de tu vientre
samara
cosido de
cardos
mi piel
es un
pueblo chiquito
con baile
lucecitas de colores
banderas de papel
y orquesta
en la plaza
mayor
de
tu
ombligo.

comentarios
  1. Puedo irme a dormir tranquilo, maese. Andaba brincando en bloggósfera y nada, ni putas. Puedo irme tranquilo. Voy a echarme a pensar, confundir en el sueño, que a mí me hubiera gustado escribir este poema, y que lo escribí, ¿se puede? Simón. Esta reina mora es un poemota.

  2. furtiva dice:

    olé!
    qué construcción má bella

  3. la reina mora
    manca
    congelada
    alcanza la mano a una sombra
    del salón
    buscando un par de piernas
    un corazón
    los pulsos de una ardilla
    ponérselos debajo de las muñecas
    y la platería que le cuelga del cuello
    buscando cabellera entre los nervios de una hoja de maple
    y un rey consorte que le ponga un nombre

    la reina:
    demora sin hoguera
    sin hogaza
    sin salsa de arándanos
    donde remojarle
    los callos al frío

    silencio! escuchen todos, los ecos de los juglares anuncian al rey consorte…

    la reina
    mora en un rincón
    en un tacón en pleno centro
    en un puño de tabaco
    en un jugo de naranjas
    en un pelo rizo
    en unas manos enormes
    en un par de franelas
    en seis letras aleatorias

    el hoyo negro de su ombligo
    al fin se empieza a esponjar
    para hacer un buen pan de anís
    a cuatro manos bautizadas
    con saliva de vino

  4. Lety dice:

    Me gusta también este poema, me gusta mucho Andreas y me agrada el ritmo que baila con el del Tio Nasty, para usted mi abrazo, para los dos mi saludo. Algún día el tio Nasty se dejará abrazar también.

  5. Jean Georges dice:

    Música de vientos, ondea la bandera al crepúsculo y el desfile que avanza por la calle mayor, la gente agolpándose a saludar, la tuba ensimismada, el oboe furioso, niños correteando y la sinfónica que avanza, regalando melodías al gentío que rodea el ombligo feliz.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s