Mi vida junto al rey menguante (extracto) [2]

Publicado: noviembre 9, 2005 en POESÍA JASS

tengo una novia chiquita del tamaño de una canica la llevo a todas partes en el bolsillo de la camisa me trae suerte cuando estoy nervioso cuando me enfrento a una de esas entrevistas de trabajo en las que se te quedan mirando fijo durante unos segundos que se hacen interminables tratando de encontrar las venillas delatoras en tus corneas la carrera cicatrizada de un pasado removido por cucharillas de café e hipodérmicas oxidadas yo saco a mi novia y la hago rodar entre los dedos de la mano

tengo una novia clara como una ventana sin cortinas a las siete de la mañana nos damos el primer beso y entonces sólo entonces termina de amanecer el gallo se despereza y eructa sorprendido

siempre digo que mi novia es una de esas especies en vías de extinción que necesita que se la mire fijamente para no perderse ni un solo detalle con lentes de aumento por supuesto porque es tan chiquita que un idiota o un bruto podría confundirla con una canica o con un ojo de pez incluso de lejos se diría que es una bolita de alcanfor o un botón

yo tengo una novia que no se puede dejar al alcance de los niños porque podría obstruir sus vías respiratorias en un descuido

con los adultos es otra cosa mi novia y sus pezones de hormiga mi novia y su culito de aceituna mi novia y su coño de semilla de calabaza despierta los más bajos instintos se vuelven locos son como animales revoloteando silenciosos a su alrededor con los ojos desorbitados

ella se asusta -cómo no- y regresa temblando al bolsillo de mi camisa
-pinches viejos sucios y mañosos-

nunca entenderán que nuestro amor va más allá de los tamaños y las convenciones sociales
por las noches ella mi meñique y yo

cumpliendo el viejo proverbio:
“con paciencia
y con saliva
el elefante se enamoró
de la hormiga”

comentarios
  1. una mujer pequeña como departamento de interés social chiquita como unas vacaciones de fin de semana diminuta que hasta su nombre es de una letra una mujer una nuez de castilla sin cáscara que duerme por invierno y despierta en marzo como si no hubiera pasado nada, a ese tipo de mujeres o de nueces no hay que acercarlas demasiado a la estufa porque pueden quemarse (a menos, claro que se les quiera acitronar y tostar para una buena ensalada de navidad). una niña envuelta en celofán de mazapán, dos dedos son suficientes para tenderle una cama, una niña que podría jugar al ajedrez montada en el caballo, bajo las faldas del alfil, colgando su cabellera desde la azotea de la torre. una mujer que columpia sus pies sentada en los meñiques de un hombre del tamaño de un rey.

    no entiendo cómo una felicidad tan grande cabe en una mujer tan pequeña

  2. Lety dice:

    Esas cosas suceden en los cuentos de hadas Tio Nasty y usted los invocó al hablar de la cama en una nuez y del cabello que cuelga desde la torre, así que “abracadabra” o cual era el conjuro para abrir el tesoro de Simbad, usted la puede aparecer o desaparecer.
    Mi cariño para los dos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s