Tengo una herida que abre de noche y cierra de día…

Publicado: noviembre 16, 2005 en POESÍA JASS

“No me levanto ni me acuesto día
que malvado cien veces no haya sido”
Miguel Hernández

“Hacía tiempo que Andreas había olvidado su apellido. Pero ahora, al revisar una vez más sus papeles caducados, recordó que se apellidaba Kartak: Andreas Kartak.
Y fue como si después de muchos años volviera a descubrirse a sí mismo.”
La leyenda del Santo Bebedor(Joseph Roth)

No he vuelto a verle las nalgas
a la ruina encarnada
de los basureros
tampoco los perros acantilados
me chistan en las esquinas
iluminadas apenas
por una farola bizca

los payasos me hacen
muñecos de esos hinchables
con forma de pantera rosa
o de perrito con la
lengua fuera

un niño en el super
me ha dado la mano
y me ha dicho
-papá quiero ese carro…-
-yo también, pero tu padre está ahí en la esquina checando precios de llantas-

una joven me ha confiado su carrito con
recién nacido incluido
mientras cargaba las bolsas en la cajuela

me he sentado en uno de esos bancos
oxidados del parque
y un perro
se ha sentado
a mi lado sin decir nada
sólo movía su cola
mirando distraído
algo en un horizonte
que sólo los perros pueden fingir
cuando quieren pasar desapercibidos

-¡búscate una vida!- me dice el mensaje pregrabado
de su contestadora
automática
-qué le puedo hacer si esta es
la vida que elegí-
-pues ahora te jodes-
odio hablarle a las putas máquinas
nunca me han tenido un mínimo
de respeto

enciendo el cenicero
y me pongo a teclear
tratando de no utilizar ninguna de
esas metáforas
que podrían hacer de esto
algo parecido
a un poema
pero
me saltan a la cara
arañas de celofán
me besan
cada pata tiene
una boca rosada
en el extremo
-no estoy sólo-
me repito
y lo escribo
hay un lugar en este
cuarto oscuro
que no permite
que me quede completamente
sólo
miel en las esquinas
y un cangrejo herido
sobre la mesa camilla
que dice que no tiene
dios ni amo
y rompe a llorar desconsolado
no quiero que se valla
nos sentamos
en el borde de la cama
y lloramos como idiotas
echándonos
el brazo por encima del hombro

TATATACHÁN

suena el teléfono
las arañas recogen
sus patitas retráctiles
hasta el ombligo
el cangrejo se cae
de la cama
y evitando
mirarme en el espejo
me arrastro
hasta el aparato
para escuchar
la voz que me anuncia
dos llamadas perdidas
que puedo recuperar
marcando una maldita clave
alfanumérica

tan sólo eso
del resto del tiempo
perdido
no hay señales
ni contraseñas
para que regrese
o escuche
el eco de su recado
dirección o teléfono
más reciente

tan sólo eso
dos putas llamadas
de alguien
preguntando
por otra persona

comentarios
  1. Lety dice:

    Que sucede Andreas, está triste? Cuando se acerca mi cumpleaños, yo empizo mi campaña propagandistica: ¡Que horror, ya voy a cumplir tantos! ¡Ay Dios y yo que me siento joven…
    Resultado, nadie se olvida de mi cumpleaños.
    Moraleja, llame usted por teléfono, no espere a que le llamen y de por supuesto que los pilló a punto de marcarle.
    Besos en la frente

  2. jaja pues si son asi las cosas con el teléfono haciendo de las suyas, ora que no se si termina en el tatatchan , peroesta bueno, largo, y lo del cangrejo vino de un universo paralelo que nunca alcance a comprender, pero ahi vi al cangrejo como que caminando por los contornos, que se yo, pinche cangrejo, saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s