cinco de seis

Publicado: enero 12, 2006 en POESÍA JASS

I
está bien por hoy
ya me cansé
de gimotear
aullar
buscar por los rincones
una sombra
dos tallas más grande
de la que solía
morderme los talones

tac tac tac
las uñas han echado raíces
en la boca de la almohada
pero he decidido
arrancarlas de cuajo

he leído el periódico
palabra por palabra
he tomado un café
en el changarro
de enfrente
de esta pocilga
he caminado
he saludado cortésmente
al señor con bigote
que siempre está
apoyado en el portal
del edificio

he aguantado
con los labios apretados
frente a la pantalla
sin hacer nada
más de dos horas
esperando una señal
y la señal ha sido
que las palabras que supliqué
aparecen en la espalda de otros
no en mis manos
ni siquiera en mi espalda

he hablado con pablo
sobre la posibilidad de escribir
poemas sin rima
(algo que realmente le angustia)

he comido tostadas con salami
he vuelto a gimotear
a ladrar
a buscar por los rincones

sube la marea
el frío me obliga
a ponerme un suéter
por primera vez este año

me lanzo al super
consigo lo que quiero
regreso a la pocilga
me lío un cigarro
y me siento
a
gemir
suplicar
farfullar
lamer
suplicar
escribir estas palabras
que nunca
tendrían que haber sucedido.

II
siento
las arañas
del nervio
trepándose
mi espalda
patitas
alfileres incandescentes
los ojos
siento
así
empañados
de cuatro paredes
con hambre
las manos
de los dedos
se atoran
de frío
nieva dentro
y fuera
el sol
me escupe
sobre la camisa
hueco
el hueco de la cama
me saluda
con tristeza
sabe que esto
me está partiendo la madre
por eso no insiste
agacha las orejas
murmura una palabra amable
el cocodrilo está ahora
corriendo por la sangre
por ejemplo:
los nudillos ya no duelen
y tengo las orejas
calientes
he perdido la medida
y he vuelto a encontrarla
en un par de horas
si nada ocurre
estaré de nuevo
arando calacas
trasegando vidrios
sarmentando entierros

no veo nada de malo
si todo regresa
a su sitio
de puntillas
antes de que amanezca
y yo sea
demasiado
tarde.

III¡a callar!
tchssssss
silencio
silencio
¡a callar!
quiero escuchar
el ruido de fondo
quiero
escuchar
el grito de los dedos
abiertos
como grifos
de arroz
quiero…
tchssssss
silencio silencio
¡a callar he dicho!
no
puedo
escuchar
al muerto
al grillo
al roto
el hueco
la sal
el miedo
el frío
lamiendo
la baba
de los huesos
el toro
se deja morir
a la sombra
de una carreta de barro
¡ven! dame la mano
yo sólo
nunca podría
parecer
ni de lejos
un verdadero
toro
solo
sus ronquidos
y algo
de los huesos
que recuerdan
siempre
a un
barco
abierto
de piernas
sobre un arrecife
de leche
amarga.

IV
Hace algunos años
se me presentó
la duda
de escribir seis páginas
seis poemas
seis lo que sea
o escribir
uno una
lo que sea

por salud mental
al día de hoy
practico
el mínimo de seis

o como decía alguien:
mátalos a todos
y que dios escoja

(o se los coja)

V
el hombre sin cejas
ni pestañas
sin patria
sin carne
sin dedos
el hombre
que presumía de tener
el ombligo en la espalda

el niño sin dientes
sin cielo del paladar
sin esófago
sin traquea
sin padre
y poca madre

la mujer con plumas
en la plante de los pies
con dientes
en los dedos
con arañas
en el coño
con dibujos a carboncillo
en las paredes
con
la lengua pegada
a la espalda
y las manos
en una caja
de cerillas

nadie
nadie
nadie

no han tomado prisioneros
lou reed sonríe
alguien a prendido fuego
a su sombrero.

comentarios
  1. Silencio dice:

    Oh, que digo seis veces seis. Que le regrese el cielo el camino, que el diablo no devore esas galletas con salami, que el día se acabe de nuevo, que la noche deje cantar a los grillos. Que muera el mundo y que el la fria roca volcanica se quede este texto, este poema de seis partes. A huevo don, a huevo

  2. hortelano dice:

    I.

    O tres veces tres
    tres veces
    y luego a darle la vuelta
    Da igual

    El cinco está bien
    Parece dejar al seis
    bien pero bien calladito
    y presente
    (y calladito)

    II.
    El seis existe
    El seis está ahí
    aunque no lo parezca

    III.
    Y ahora
    de pronto
    como si nada
    un disparo sobre la tecla “enter”
    suspira parece y esgrime
    (Sí, esgrime cual z-cimitarra)
    ausente pero hasta necio
    el frío
    el arroz
    pablo
    los alfileres
    los peros los perros los peros los perros

    IV.
    todo todito
    incluso él y el mismísimo vino

    Ahí estás
    Dentro del seis
    guardando silencio
    llenándolo todo

    V.
    Yodo sabe mejor
    si se atreve a suceder
    al mismo
    mismo
    mesmo
    tiempo

    Seis. (Punto)

  3. Lety dice:

    Ay que terrible es ser poeta y pelarse los huesos y desparramarlos sobre la acera o sobre las páginas, cuando los otros simplemente pueden decir, estoy aburrido, triste, enojado, Ay como le duele todo a este poeta al que tanto aprecio

  4. Piel dice:

    El canibalismo
    que puro
    regurtgita huesos
    y caimanes
    amenaza al toro y al capote
    Poeta
    que te rehaces
    y te destruyes
    y te rehaces

    Un seis qeu no llega o que siempre esta

    Saludos ya extrañaba saberte.

  5. Pirer dice:

    Le había perdido la pista, pero aquí ando poniendome al corriente.
    Saludos.

  6. Vir& dice:

    Y en medio dela soledad extremada con su candil y su grito,

    tu poema.

  7. D'Noronha dice:

    Muito bom todo o seu trabalho, Andreas. Foi um prazer conhecer.
    Poesia pura…
    Abraços. D’Noronha.

  8. Somadicta dice:

    Por aqui te leo carlos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s