A cuatro patas

Publicado: enero 20, 2006 en POESÍA JASS

ya no camino por la calle
del caballo sagrado
y su semen de cántaro
por las banquetas del viejo
con la barba
cuajada de aceitunas

los atajos los ceniceros
los tigres y los gusanos de seda
duermen
bajo llave
en un cajón de la cómoda

no tengo rincones ni excusas
las palabras son la medida del hombre
soy el griego
y la carcajada del griego
soy la cabeza del perro
una playa sin arena
una bala de tungsteno
iluminando
el sexo sagrado
de los cangrejos
no tengo frío
no tengo hambre
pero necesito
inmediatamente
el pellejo aguado
del buey
para salir de esta cueva
enfoscada hasta la altura
del ombligo

puedo recitar sin tambalear
los cuatro versos que ayer
escribió mi hijo

puedo dormir sin correas
y despertar
con los dientes
aferrados al labio de sus ojos
gritando suavemente
-amo tu coño amo
lo que mis manos
aprenden
cuando viajan sin rumbo
por la caldera de tus nalgas-

no camino por las calles de los hombres
si no es estrictamente necesario

no nací para hombre
dios
o pendejo
entonces
sólo puedo esperar
sentado
hacerme
viejo.

El hombre de alambre
su ojo la viuda iluminados
nieva como caen los dientes
de los viejos
o las braguitas de algodón
sobre los azulejos

nieva
cuadradas simientes
cabezas disecadas
el tambor del ropero
la vientre del cocodrilo
nieva
cuando
acabo mis oraciones
y enciendo un cigarro
en la cuchara
quemada
de la orilla
de la herida
del costado
del mismo hijodesuputamadre

yo enciendo los cigarros
y dios
montado en su cordero
se los fuma
y la viuda se los bebe
y el bufón
escupe aceite
y yo sonrío
y nadie nos va a creer
cuando
empecemos a contar
con los dientes
en la mano
la extraordinaria historia
de la ciudad menguante
y sus gatos de arroz
y de sus putas de lignito
y de su isla interior
y de las otras cosas que pasaron
cerca
muy cerca
tan cerca que sólo
había que extender la mano
y tomarlo

nosotros lo hicimos

y la ciudad
se devoró a si misma
desde el ombligo
hasta
una a una
las manos la madera
y todos y cada uno
de sus barcos.

Una línea de perlas sale a saludar
cada mañana
a todos los muertos
manos y viudas
olvidando
los lugares sagrados
y la dolor de sus sexos
agitan los pañuelos

hoy todos somos
cementerio

porque moridos
y todos sin más
no mas de a cuatro patas
remuertos y con la flor
en la camisa
y en la sangre
racimos de hielo
y mariposas
y barbechos
y mariposas en barbecho
y un costillar sin las medidas
que
mismamente
retuerce de ganas y aduele
cuando no te tiene cerca
a mi vera
como dios manda
aluego
entonces
todos a morirse
en los ríos
en las cañadas
y las
bocas de los niños
mamando
escarchas
descosidos
y manoplas de
vino
al mediodía
pa
que los cocodrilos
aplaudan
ovillos
de azúcar
y otras
cascabeles
que todos reconocen
y erizan
los trigos
y los enjambres
de bueyes.

comentarios
  1. o las braguitas de algodón
    sobre los azulejos

    la extraordinaria historia
    de la ciudad menguante
    y sus gatos de arroz

    Es lo que más me agrado, los leí todos , ese poema fue el que encontre mejor,, sin embargo los senti vacíones,salvo el que ya dije,,
    el primero como termina vale pero en general se sienten mas esfuerzo y menos arrebato estomacal o cagadero de versos ,,

    BUeno por ahi leo las prosas saludos yaxkianos,, he revivido,, por 4 vez del hospital,, mi cuerpo es un trapo sin aire, pronto pongo algo sr kartak,,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s