Extractos de un prólogo silencioso

Publicado: mayo 29, 2007 en POESÍA JASS

Los poetas son la enfermedad de la poesía: hay que afilar los taladros para extirpar la locura, hay que salir a espantar poetas para que no devoren el último poema.

Las palabras que se juntan en una turbulencia, tienden a generar volutas espirales caóticas como el humo de un cigarro enredándose en los estambres de las bombillas.

En cambio, si la poesía no es un toro, no sirven cuernos de cartón, ni cojones negros y juguetones como los de los toros sin perfil de Osborne, si la poesía no es un toro, entonces es sangre sobre el ruedo, o torero cagado de miedo escondido entre las tetas de una gitana.

comentarios
  1. Me lo voy a copiar…. jejeje gracias publicamente, gracias….

  2. 2046 dice:

    Rotundo.
    Ayer leía entre estornudo y fiebre (para que haya cura por dentro de otros males)
    y encontraba poemas con cierta alegría como los de Lucho Hernández, que de pronto eran como un toro y una se quedaba mirando el hoyo, tan al fondo…

    El toro/la poesía/la ruptura.

    Me hace bien reecncontrate Andreas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s