GLORIA BENDITA

Publicado: octubre 6, 2007 en POESÍA JASS

porque de todo lo que podríamos haber hablado esta noche
y nos quedamos alrededor
del queso del cenicero
tu que si yo
y yo que si tu
y nosotros
sobrellevando el naufragio con la mejor cara
la despensa vacia
y la mejor cara
sonriendo
por supuesto
sonriendo porque no nos queda otro carajo
que sonreir
o dejar de hacerlo
y morir a cachitos

yo personalmente no quiero saber nada de
morir a cachitos
pedazos
capítulos despeinados
que anuncían cada mañana
todas las mañanas
y todos los días
que recuerdo

que estas sólo
que estás solo

y ya son las siete
que estás solo
son las siete
y realmente no tienes un buen motivo
para tirarte de la cama
ni siquiera
para cambiar de lado
la clavícula
en fin
todo se acaba
y nosotros lentamente
como animales
perecederos
digo
como frutas excéntricas
flotándo en el culo del florero
floto y floto
prefiero no saber nada de ti
te acabo de conocer
y ya me fijé en los tres dientes de leche
que te muerden
cuando ries
de reojo
el rabillo del ojo

digo

puedo pasarme toda la noche hablando
de ese tipo de mamadas
y luego pasar a cómo es que te retuerces
los dedos de las manos
cuando crees que nadie te está viendo
y los retuerces
aplicas llaves quebradoras
desgarradoras
desesperantes
a los nudillos

pero yo estoy clavado
en la curva desesperada de tus tetas
digo tetas
como si las conociera de toda la vida
y no es cierto
lo más parecido a unas tetas como las tuyas
tiene mas que ver con algúna forma de preparar la pasta
que con un verdadero reclamo a la maternidad

porque

te veía las tetas
de reojo
de refilón
y no podía creerlo
que con los dientes del pendejo ese
clavados al reojo de tus ojos
luego pudieran
salir sonriendo unas tetas
con esa consistencia

digo

sabía de oidas que algo de eso podía haber pasado
y pasó
tu rie que te rie
blablableando sobre trenes aviones
la agenda de un ministro de cultura
sin saber leer
yo tambien
me quedo cerca

cerca
de tus tetas

ni siquiera me imaginé los pezones
que otras veces bocas de pájaro
resortes de una cadena incompleta
candados vueltos del reves
y otras majaderías
por el estilo

te juro
que no quiero saber nada de tus pezones
aunque sean dobladillo descosido o pespunte
la patada en los cojones de saber que no voy a volver a saber
nada de tus tetas
hasta la próxima vez
me deja temblando

no creo que sean redondas
pero si se que son profundas
y tambien se
que era como que se te clavaban los dientes
de leche
del perro de la vecina
cuando querías sin querer
echarte a reir
prudentemente
que no son tus tetas
ni tus pezones

te juro

ni siquiera me los imaginé hasta ahora
y ya se
que se me antojaron

en fin

tampoco
estaba por la labor
de sacarle los tres pies al gato
menos
cuando duerme
bolita de alcanfor
pero dejo que se descuelgue
la pereza
y rezo
lentamente
en silencio
sobre la regadera
de
tus
tetas…

que nunca llegan

ni creo que sean tuyas

ni vuelven solas

comentarios
  1. No, pues yo no digo nada, solo saludo

  2. Alejandro dice:

    Algun Edipo conocido es pura coincidencia…….. a cómo es que te retuerces los dedos de las manos cuando crees que nadie te esta viendo, es tan grafico ese pasaje!!! tan inquietante y arrollador….. sigo pensando… Alejandro, Bahía Blanca, Argentina.Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s