VIERNES 24 al LUNES 27

Publicado: julio 27, 2009 en POESÍA JASS

Aparace el Bolopo a las 5 de la tarde, hora torera, negro con montera saliendo del metro ópera. Bebemos cerveza en la Taberna Real toda la tarde, desmontando la poesía, comprando castillos de esos que crecen en el aire, tengo miedo a caer, pasamos a saludar al maestro guitarrero, regresamos a francos rodriguez y seguimos bebiendo.
Bolopo ha perdido tres autobuses consecutivos, yo he llegado a duras penas al primero, me llama por teléfono para decirme que se ha quedado sin dinero, que ha comprado el billete para Valladolid , pero no puede sacar el equipo de la consigna.
El domingo vuelve a llamar para decirme que tuvo que dormir sobre unas alpacas, que no está tan mal dormir bajo las estrellas, pero que no pudo llegar a tiempo para el concierto, no le van a pagar, tengo miedo a caer, se nos está acaban el dinero, y de ese dinero dependen parte de nuestros sueños.

Han llamado del banco, tenía que suceder, me estaba relajando y no era suerte, era un puto espejismo para que bajara la guardia. Después de 7 meses, me reclaman un dinero queal hacer una transferencia desde méxico se había duplicado. Por supuesto que no cuento con la cantidad, durante unos meses la guardé esperando la llamada, pero como parecía que se habían olvidado de mi, empecé a fundir religiosamente cada doblón y exactamente hoy, hoy la cuenta llega al cero kelvin. Y luego la jodida llamada. Necesito una de esas lanzaderas de la pequeña winnie, necesito salir despedido y empezar a girar. Tengo miedo a caer, tengo miedo a detenerme en mitad del cielo y empezar a caer. Y no es algo recurrente cuando duermo, es un aliento caliente que me chamusca la nuca.

Hobo otra llamada, el viernes, a las once y pico de la noche, tenía el espacio vital poblado de jarras de cerveza, y suena el celular, llaman de méxico, de mi antiguo trabajo, que quieren que regrese, que haga las maletas y salga pitando, que me coma los huevos y las promesas y regrese a los brazos de la bestia.

Hoy todo tiene sentido, la llamada de méxico ofreciéndome una teta de cuajada amarga, la llamada del banco pasándome el recado del desfalco.
México está pasando factura, despacio, culero, como sólo méxico sabe cobrar sus deudas.
Todo tiene sentido no tengo miedo a caer, estoy en pleno picado barrena, un animal sin ojos acecha debajo de la mesa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s