Publicado: mayo 7, 2010 en POESÍA JASS

Corregir la desviación orbital de un pezón a golpe de cadera concentrarme en el grabado tribal que sostiene tu sacra nalga tejado del paraíso alunizaje forzoso rumiando látex vaselina para la digestión cómo explicar de dónde saqué fuerzas para escarbar entre el abecedario y juntar algo parecido a un grito de guerra aka con braguitas de rosita nylon flexible atuendo lunar en varias de las mejillas un dios curvo una pelea astral celebro tu culo con una fuerte ovación dijo que tuvieran cuidado que recién llegaba de las regiones bravas de la periferia y si la dolían iba a ser mucho el dolor y misma la revancha ufff hasta dejó de sonreír el tabernero y aventó las cervezas sobre la mesa con dulzura de conejo
Volvemos a las ovaciones nalga-pubis pubis-pubis ojitos de azúcar en los dedos de los pies roce canela y un temblor de cansancio que se me lleva el diablo (…) cigarro (…) –érase una vez de un niño Federico y una niña laura…- lo digo para que no se nos olvide que los orígenes cuentan en estos casos y a falta de una presentación formal intercambio de tarjetas beso en la mejilla ¿fumas? yo lo estoy dejando entonces de dónde dices que te vi la última vez y no acabamos retorciéndonos como lagartos sobre una piedra lamida por el sol de las 3 de la tarde agosto las chicharras y un perro con la lengua fuera tratando de recordar dónde cojones olvidó los charcos de hace un par de meses?
En fin así cada uno con sus decepciones larvas de la memoria esa puta con sombrero y lentes oscuros lloriqueo de multitudes perfecta lujuriosa madre del cordero lame lame cicatriz vaginal parirás con dolor y al pan pan y al vino vino aunque sea con el sudor de la frente en agosto a la puerta de la bodega o en diciembre a los pies de un brasero de hecho no tengo quejas de hecho todo son alabanzas de nuevo ovación vuelta al ruedo y más no porque sería rudeza innecesaria (…) en fin…

comentarios
  1. Marie dice:

    una ovacion al pubis y a las nalgas, pero por favor respiraaa

    me encanto el ritmo =)

  2. Querida dice:

    En la humedad no caben las pausas porque es sólo un instante encadenado a otro, la torpe recuperación de la piel entintando una hoja. Las verdades de la carne son más fuertes que cualquier poesía porque huelen a mar y a violencia: no somos humanos por el lenguaje, sino por el choque de la carne inolvidable.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s