Concierto para espalda y ombligo (a piacere)

Publicado: julio 20, 2010 en ópera de la malaestrella

Y esa mujer
que abrazada es un refugio
los soportales de la plaza mayor
de mi tierrachica
cuando rompe a llover
en mitad de agosto
o en mitad de la nada

he sembrado el dedo índice
en su ombligo
pero de momento
sólo se oyen pisadas
no hay prisa
tengo hasta el próximo invierno
para llenarla de flores
y comprarme un sombrero

Y esa mujer
con su toro
cachorro
arrebujado en la costilla
del escenario

que dice que el tiempo
es eso que pasa
entre un viaje y el siguiente

yo digo que sí
que es eso
y un diente de leche
asoma
en la encía de los dedos
de los pies y de las manos

no me importa
yo sólo quiero
volverla a ver
sudar como si fuera domingo
y el colchón sea eso:
una piedra mojada

mi cama tiene ventanas
una mira al sur
la otra
donde nadie ve
cómo la miro

no me importa
ella nunca tiene frío
no me importa
tengo un par de monedas de sobra
si ella quiere
cruzar este lago
de puntillas
conmigo.

comentarios
  1. Q dice:

    Y que nada importa, nada pasa mientras suspendas el mundo y sus sandeces para tejer los pasos de los que navegan con un rumbo tan claro; todo pasa, pasa tanto y las calles son otras, los amantes son otros: sudar así, al lado de una mujer que nunca tiene frío, puede ser tu mejor acto de magia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s