RAPUNZEL

Publicado: octubre 20, 2010 en POESÍA JASS

Yo con mi tormenta de nueve pisos
tú con tu edificio de cuatro carriles

-X
-C

-deberías usar el manos libres que luego van al pan
-ya sabes lo que pasó la última vez que deje las manos libres

y así
huecos en el sonido
algo sobre Rapunzel
y los privilegios de los voyeurs
la imagino asomada a la ventana
paso lista a todas las preguntas
y no quiero escuchar de momento
ninguna de las respuestas posibles
-¿estás bien, linda?
-sí
-mejor nos vemos y me lo cuentas
-sí

aúllan sirenas de alguna fábrica invisible
una de esas que transforman
los huesos
en algas marinas

nunca me ha gustado
desafiar mis limitaciones
por eso me quedo callado
cuando no puedo mirar a los ojos
prefiero que pasen las horas
sentado en el quicio de la encía de un lobo marino
para llegar a casa
dejar que neil me ponga las palabras
en la boca de los dedos

y decir que hay algo extraño
en la calma de los números de teléfono
en la muerte de los ciclistas
en el ritmo de los semáforos
que me quita el aliento

no hay mucho más que decir
o hacer
tratar de dejar un buen sabor de boca
cuando besas a un muerto
es una decisión política
no tiene nada que ver con el amor o el deseo
y la política tiene un relación directa
con el ego de puntillas
narcisismo de lonchería
asumir la soledad como un estado
de ánimo etílico
una malformación de la cornea de los espejos
ruido blanco
y carne rubia
como tratar de describir
un accidente de tráfico
usando tres tipos diferentes
de flores en el proceso
o coleccionar pigmentos

como verás
no quiero ir con esto a ningún lugar
estoy evitando el ritmo
separando las metáforas con los dedos
la carne del hueso
la forma del sentido
el contorno del resto
que llegues hasta aquí
y cierres los ojos
y te crezca el cabello

porque si me pongo estupendo
y empiezo a hablar
de cosas que no me corresponden
y que seguramente serán mucho mas poéticas
pero menos prudentes
tendría un bonito poema
y una vuelta de karma menos
a mi favor.

comentarios
  1. Q dice:

    Asomarse así a la posibilidad demoledora con pies que no dejan huella, apenas imaginar a qué huele esa guedeja de cabello y marcharse con una sonrisa: todo sentido, todo imaginado, apenas nada hecho.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s